El cementerio central, un tesoro abandonado

mayo 14, 2009 § 10 comentarios

Por: Juan David Lozano

El cementerio central de Bogotá se ha visto afectado en sus ya casi 200 años de historia por administraciones negligentes, las cuales no realizaron el papeleo suficiente para mantenerse en contacto con los propietarios de algunas criptas y mausoleos que ahora se encuentran en muy mal estado, y no se les puede realizar mayor intervención ya que son una propiedad privada.   

El cementerio central, ubicado en el barrio Santafé (Carrera 20 No. 24 – 80), se concibió como la solución a las necesidades funerarias de la Bogotá de 1825, después de ser prohibidas las inhumaciones de cadáveres en los conventos  y en las iglesias de la capital; siendo sus dos grandes promotores el entonces gobernador de Cundinamarca Rufino Cuervo, y el general Francisco de Paula Santander. El cementerio se diseño en tres globos bien diferenciados. El globo A que tiene forma de elipse, aloja a los huéspedes mas celebres y pudientes de la sociedad Bogotana y nacional, como ex presidentes de la república y acaudalados empresarios. En esta parte del cementerio se pueden encontrar grandes mausoleos pertenecientes a una familia u organización en particular, que albergan a sus muertos bajo toneladas de piedra caliza, mármol o bronce, que hacen de estas edificaciones pequeñas obras maestras. El globo B cuenta con mayor numero de osarios y bóvedas en grandes bloques de cemento y mármol, donde solo se puede identificar al difunto si se lee atentamente su lapida. Y finalmente el globo C, hoy ocupado por el parque el renacimiento construido en la administración Peñalosa (1997-200), se encargaba de alojar a los N.N o personas no identificadas en fosas comunes que fueron cubiertas por las instalaciones del parque.     

Este tipo de estratificación donde solo los que tienen el dinero para comprar una bóveda o un mausoleo pueden encontrar un lugar donde pueden dejar permanentemente los restos de sus familiares, se sigue presentando hoy en día. Según un informe presentado por la personería de Bogotá en septiembre del 2008, de las aproximadamente 84 personas que mueren en Bogotá todos los días, 38 acuden por falta de dinero a los cementerios del distrito. De acuerdo a esta misma entidad, hasta 1996 un decreto establecía que el tiempo mínimo de permanencia de un cadáver en una bóveda era de 5 años, tiempo requerido para que los cuerpos se redujeran al esqueleto. La administración del distrito por sugerencia de la concesión que administraba el cementerio en esa época, redujo la permanencia de los cadáveres en las bóvedas sin realizar ningún tipo de estudio anterior al fallo. Esta decisión alivio un poco a disponibilidad de espacios funerarios en la capital, pero también les significo un gasto adicional a los familiares del muerto, ya que al no darse la reducción esquelética, debían cancelar el costo de la exhumación del cadáver más el servicio de cremación o la compra de alguna tumba o mausoleo permanente. De acuerdo a cifras obtenidas en 2007 de 4.747 exhumaciones, el 84.5% requirieron cremación, ya que los cuerpos no se habían reducido al esqueleto. Por este tipo de estadísticas es que la personería de Bogotá, en busca de aliviar el bolsillo de los dolientes, le sugiere a la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP) que es la encargada de la supervisión de la administración del cementerio, que realicen un estudio serio para determinar cuánto tiempo se requiere para que un cadáver pueda reduciré esqueléticamente en una bóveda. Esta discusión se ve contrastada con la opinión de algunas de las partes implicadas, como les la directora del cementerio central, que sugiere que si un cuerpo en un año no se ha reducido al esqueleto ya no lo hace, y podría estar ocupando un espacio importante para que otras familias puedan enterrar a sus muertos. Otra irregularidad permitida por la UAESP, es la presencia de supuestos sacerdotes en la entrada del cementerio por la carrera 24, que les ofrecen a las familiares de los muertos varios paquetes religiosos, que pueden incluir desde unas cuantas oraciones, hasta una ceremonia religiosa entera para pedir por el descanso del alma del difunto.

Pero tal vez una de las situaciones que la representado mayores inconvenientes a la preservación del cementerio como bien de interés cultural y lugar de entierro de muchos Bogotanos, ha sido las irregularidades en la titularidad de los predios. Según datos de la personería de Bogotá, el distrito no sabe exactamente cuántos ni cuáles son los predios que le pertenecen, ya que hace mas de 20 años la antigua concesión administradora conocida como Edis, vendió parcialmente bóvedas y mausoleos a personas particulares, sin registrar las escrituras públicas. Aun que desde el 2007 el levantamiento y saneamiento de la titularidad de estos predios es responsabilidad del Departamento Administrativo Defensoría del Espacio Público (DADEP), no se conocen aun resultados. Si no se tiene claro quiénes son los dueños de las bóvedas y mausoleos, no se les puede exigir que mantengan en buen estado estos espacios, así como tampoco se les puede reclamar su beber de cerrar, empañetar y pintar después de realizada una exhumación. Todos estos costos tendrían que ser asumidos por el Consorcio Nuevo Renacer, que es la institución a la cual se le concedió la concesión para la administración del cementerio, contando además con que estos lugares son propiedad privada, y eventualmente se podría presentar algún tipo de reclamación por parte de los propietarios. Para ser un poco más precisos con la magnitud del problema, de 7.8 hectáreas y más de 30 mil bóvedas que tiene el cementerio central, solo se conoce al 20% de sus propietarios, dejando miles de bóvedas abandonadas o sin lapida. Ante la gravedad de la situación, la personería de Bogotá comenzara una investigación disciplinaria, para determinar por qué los responsables de este saneamiento no lo han realizado, después de más de 20 años.                                         

Estas inconsistencias en la administración del cementerio, han llevado a que los techos de las paredes exteriores del complejo que forman la elipse del globo A, y el trapecio del globo B, se hayan deteriorado de tal forma que algunas de ellas han tenido que ser cerradas al público, debido a que el techo de madera ha cedido ante la humedad y se ha ido cayendo a pedazos. Otro tipo de irregularidades que afectan tanto al globo A como al B, es el mal estado de los pisos y de algunas tumbas, debido al crecimiento de las raíces de gigantescos arboles que se pueden encontrar en casi todas las esquinas de la calles de esta necrópolis. De acuerdo a información de la personería de Bogotá, el consorcio nuevo renacer, no ha pagado oportunamente los servicios públicos que le corresponden, incumpliendo así con sus deberes como ente administrador.

Este tipo de negligencia en el manejo de una propiedad que guarda a los personajes que han hecho la historia de Colombia durante las últimas dos centenas de años, ha incidido en su gran deterioro y poco interés turístico por parte de los extranjeros que visitan el país, e incluso de los mismos habitantes de la capital que en muchas ocasiones no tienen idea de que allí pueden encontrar a próceres de la patria como Francisco de Paula Santander, o reconocidos autores literarios como José Asunción Silva. Es por esto que aproximadamente desde el 2002 se han venido desarrollando trabajos de recuperación de estos espacios como un bien de interés cultural, por parte del instituto distrital de patrimonio cultural (IDPC). Algunos de estos trabajos incluyen la restauración de la puerta de acceso (2003), que queda por la calle 26, y el estudio técnico de las columnas de los muros que componen la Elipse y el trapecio de los Globos A y B respectivamente (2006-2007). Pero dos de los planes que mayor impacto positivo podrían tener, si se realizan a mediano y a largo plazo, son la consolidación estructural del Muro perimetral de osarios que se comenzó en 2004, y el convenio con el Instituto Distrital de Recreación y Deporte  (IDRD) para la realización del Plan Director del Parque que se adelanta desde 2005. El primer proyecto podrá dar solidez estructural a los osarios que miles de familias de bajos recursos utilizan en el globo B, para dejar las cenizas de sus familiares después de realizada la cremación. Y el segundo proyecto, junto a toda la recuperación estructural que se va a realizar, podría hacer del cementerio central un sitio de mayor interés turístico y cultural para extranjeros y nacionales, ya que los guías del IDRD tienen la información histórica suficiente para poder guiar a los visitantes. Esta concientización del valor histórico y cultural del cementerio podría impedir los actos vandálicos contra los mausoleos del globo A principalmente, ya que muchos celadores que hacen sus rondas de noche en bicicleta, se han topado con desprevenidos usurpadores de tumbas que buscan bajo el cemento y el bronce tesoros escondidos, como unos supuestos lingotes de oro enterrados por pablo escobar en alguna de las tumbas de esta sección del cementerio antes de morir.       

Solo después de más de 180 años en que el cementerio central ha servido para albergar los cuerpos sin vida de ricos y pobres, está siendo valorado como ese lugar de interés cultural que guarda a importantes personajes de la patria, y a otros no tan celebres pero que aun así pueden contar historias interesantes y tener una muerte digna.

About these ads

§ 10 respuestas a El cementerio central, un tesoro abandonado

  • JUAN CARLOS AGUILLON HERRERA dice:

    Le agradezco me sepan informar como hago para saber los datos precisos de la señora ANA MERCEDES AGUILLON HERRERA que al parecer fue enterrada en ese cementerio el 13 o 14 de mayo de 1969 y creo que su boveda era la número 7939, pues era mi madre y esto lo que se sobre ella. quisiera saber su historial de defuncion pues en el momento no tengo mas familia a quien acudir, les pido por favor me respondan lo mas pronto posible. gracias

  • Creo que encontró un tema muy interesante. Tiene un buen título y un chapó que plantea el tema de forma clara y directa. El lector entiende cuál es la historia.

    El desarrollo tiene cifras importantes que dan contexto e información útil, pero está sólo basado en un informe de la Personería. ¿En qué consistió su reportería? ¿Qué otras fuentes consultó? No hay una sola cita textual. Menciona el tema de los sacerdotes que venden sus servicios: ¿habló con alguno de ellos? ¿con algún propietario de tumba? ¿con algún vistante?

    Periodismo no es copiar un informe.

    La galería tiene buenas fotos que muestran el deterioro.

    Desafortudamente el video, no explica nada, no se oye, no se ve y en 15 segundos no ofrece ninguna información relevante que complemente el texto.

    ***1/2

  • Paul Suarez dice:

    Gracias me ayudaron en un trabajo para la Universidad

  • diana marcela sanchez wilches dice:

    Me gustaría que me ayudaran pues tengo un trabajo de la universidad de investigación sobre 100 personas que reposen sus restos en el cementerio central de bogotá ta este dato estadístico debe ser con nombre fecha de nacimiento y fecha de muerte .
    mil gracias

  • keilly sarmiento dice:

    hola quisera saber como hago para como hago para obtener informacvion de datos historiocs de fechas de nacimiento y muerte de l cementerio, es que necesito hacer una investigacion estadistica como trabajo universitario . muchisimas gracias por su atenciòn.

  • Katty Falla dice:

    Cordial saludo, les comento en la universidad me dejaron un trabajo de investigacion en el cual tengo q recolectar datos sobre los difuntos que durante el último mes (mayo)se encuentren en el cementerio central. Necesito año de nacimiento y muerte..Les agradeceria su colaboracion.

    gracias

  • defensora dice:

    el cementerio central se esta muriendo por la presencia indeseable de habitantes de calle consumo de alcohol sustancias psicoactivas e inseguridad. A sus alrededores se encuentran durmiendo habitantes de calle, basuras vendedores ambulantes, cambuches, etc- sera que la alcaldía no tiene nada que ver con este patrimonio nacional?

  • luis humberto hernandez lopez dice:

    el deprimento del cementerio central empezo cuando el consorcio cootransfun en cabeza de ex empleados de la edis lo administro en compañia de otra ave de rapiña como lo es carlos silva bernal que por su desaforada intension de enriquesimiento y poder no invirtieron un solo peso en haras del cementerio y si lo que hicieron fue desmantelarlo al maximo ojala investigaran todos los dineros sustraidos en esas epocas y que ahora son utilizados para la compra de bienes inmuebles en diferentes partes dela ciudad osino preguntenle a carlos silva bernal

  • juan carlos aguillon herrera dice:

    porq no me han contestado. sobre ana mercedes aguillon herrera

  • luis hernandez dice:

    juan carlos aguillon llame al 3215598424 le informo que hacer

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El cementerio central, un tesoro abandonado en Expreso del Centro.

Meta

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: